DESCUBRA UN MUNDO NUEVO DE PLACERES
 
¿AÚN NO FORMA PARTE DE ARDAI?
 
HÁGASE CLIENTE
04/10/2017
HOMENAJE A ANN-MARIE DYAS EN CHEESE, BRA
LO QUE DEBÍA SER UN ACTO LÚDICO Y FESTIVO, DE ENTRADA SE CONVIRTIÓ EN UN HOMENAJE TRISTE Y SILENCIOSO.

Sábado 16 de setiembre a las 18 horas. La majestuosidad de la cavas de maduración de parmesanos de Giorgio Cravero, en Bra (Italia). Segundo día de la Feria Cheese celebrando su vigésimo año. En medio de la sala y rodeados de grandes ruedas de parmesano, se alzaba un pequeño escenario donde Jason Hinds, el propietario y alma mater de Neal’s Yard Dairy nos había convocado para disfrutar de quesos y quesos, tanto italianos como británicos. Pero justo una semana antes había fallecido Ann-Marie Dyas, copropietaria de The Fine Cheese Co., competidora pero gran amiga de Jason a la cual admiraba y respetaba muchísimo.

Particularmente, hace ya más de 20 años que tuve la ocasión de conocer a Ann-Marie y compartir con ella nuestra pasión y entrega por el queso artesano en general y por los buenos quesos en concreto. Nos unió una gran amistad que se mantuvo en el tiempo y que, en los últimos tres años, conjuntamente con su marido John – gran tipo!-, y desde que inicié mi singladura en Ardai con mi cuñada Amagoia Anda,  se convirtió también en negocio compartido: su empresa nos vende quesos británicos y nosotros les vendemos quesos españoles.

Lo que debía ser un acto lúdico y festivo, de entrada se convirtió en un homenaje triste y silencioso. Jason cedió la primera palabra, la primera intervención, a Ruth Raskin, estrecha colaboradora de la fallecida Ann-Marie Dyas. Nada mejor que sus palabras para recordar y homenajear a Ann-Marie Dyas, una de las mejores especialistas queseras del mundo (cheesemonger) y pionera en la recuperación de los grandes quesos británicos artesanales y de granja (farm cheeses).

Una gran pérdida demasiado rápida para encajarla y aceptarla. ¡Larga vida, de obras y recuerdos, para Ann-Marie!


“He trabajado para Ann-Marie Dyas desde hace 11 años, pero muchos de ustedes en esta sala la habrán conocido por más tiempo que eso.
Durante 30 años, Ann- Marie ha ocupado un lugar en el corazón de  los elaboradores del queso artesanal.
En la década de 1980, dejó atrás una exitosa carrera en publicidad y marketing, para abrir una tienda de quesos en Bath: The Fine Cheese Co.
Fue un momento emocionante, y fue parte de un grupo pionero de personas, cuyo objetivo era defender el queso británico y verlo florecer.
Aunque los inicios pudieron ser lo suficientemente modestos, el negocio pronto comenzó a crecer. Primero, suministrando a los restaurantes locales cercanos a Bath, después vendiendo al por mayor a través del Reino Unido y finalmente exportando los quesos británicos a través del mundo. En la actualidad enviamos quesos a Australia, América, Dubai y a toda Europa. Pero uno de sus logros de los que se sintió más orgullosa  fue vender quesos británicos a los franceses.
No creo que Ann-Marie tuviera la intención inicial de construir un negocio global. Simplemente no pudo evitarlo. Cada oportunidad que aparecía era para ser cogida con ambas manos y desarrollada  a través de lo mejor de su capacidad.
Ann-Marie era audaz, decidida y resiliente. Pero también era instintivamente creativa.
Habiendo acumulado una variedad de los mejores quesos, incluso desde más allá de nuestras costas, ella estaba concernida  por la calidad de las galletas como complemento. Se dedicó a crear una serie de galletas que serían dignas de tan buenos quesos.
Tuvieron un gran éxito y pronto pudieron encontrarse en los mejores minoristas de todo el Reino Unido. Como comerciante independiente, ella prometió no venderlas a los supermercados británicos.
En 2006, cuando la panadería que hizo sus galletas inesperadamente salió a la venta, Ann-Marie y su esposo, John Siddall, decidieron comprar el negocio. Pronto se encontraron como propietarios no sólo de una tienda  de grandes quesos exitosos y de una  empresa de distribución  mayorista y exportadora desde Bath, sino también de una panadería en Derbyshire.
La panadería ha ido de mejor en mejor, pero Ann-Marie siempre dijo que “el queso era el corazón palpitante del negocio”. Ella siempre decía  que ser una
cheesemonger (especialista en quesos) era una profesión, un compromiso y una vocación.
Ann-Marie era incansable en su búsqueda de la perfección. Su máxima era: "Siempre busca lo mejor, y cuando lo encuentres, sigue buscando."
Estaba llena de energía. Si alguna vez exigía con fuerza a su equipo, pueden estar seguros de que ella se exigía y esforzaba  aún más.
Era una apasionada de la industria en la que trabajó y pensaba  que continuaba siendo tan vibrante y dinámica.
Fue diagnosticada hace tan solo 3 semanas de una enfermedad regresiva e incurable. Uno de sus primeros pensamientos fue escribirnos a todos y decirnos  que volvería pronto al trabajo. Nos prometió que lucharía duro contra su enfermedad, y ciertamente así fue.
Su esposo, John, está totalmente comprometido en continuar su trabajo. Creo que su legado está a salvo con él y con todos nosotros.
El vigésimo aniversario de este gran festival del queso (referido a Cheese, en Bra) sin duda es el lugar apropiado para conmemorar a una mujer que dedicó tanto de su vida laboral a la compra, nutrición y venta del mejor queso.
Pero también os  pido que celebréis a una mujer extraordinaria, Ann-Marie Dyas.”

Copyrigth ARDAI | © 2018

ARDAI S.L.
Tel. 93.348.10.74
Alcalde de Móstoles, 3
08025 Barcelona
España